Wednesday 14th November 2018,
iglesia

CUANDO LO QUE DIOS HACE NO TIENE SENTIDO

administrador Febrero 17, 2018 Estudios Los comentarios están deshabilitados en CUANDO LO QUE DIOS HACE NO TIENE SENTIDO
CUANDO LO QUE DIOS HACE NO TIENE SENTIDO

¿Por qué a mí? ¿por qué esta enfermedad? ¿por qué Dios permitió que me pasara? ¿por qué no me responde? ¿por qué el Señor me dejó solo cuando más lo necesitaba? ¿por qué me va tan mal y a mi vecino que no te ama ni te respeta le va tan bien?

Las preguntas que acabo de mencionar son sinceras y seguramente más de alguno de los aquí presentes se las ha formulado sobre todo cuando las cosas no salen como uno esperaba. Lo que trato de decirles es que las “injusticias”, “los sin sabores”, “las adversidades”, “los problemas” y “decepciones” son parte de la vida, no las podemos evitar. Pensar que porque somos hijos de Dios estaremos exentos de calamidades es iluso y peligroso; de hecho en la Biblia no encontramos tal enseñanza (en la parábola de los dos constructores la tormenta azotó tanto al constructor sabio como al necio ––Mateo 7:24-27). Es cierto que hay promesas donde se nos asegura que el Señor nos protegerá, nos proveerá y nos guiará, pero estas promesas no dicen que estamos eximidos de las pruebas que afectan a todos los mortales. Jesucristo mismo dijo: “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, Yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).

Así entonces las enfermedades, crisis matrimoniales, dramas familiares, escasez financiera, sufrimiento físico, robos, estafas, traiciones, accidentes y toda clase de males son parte del diario vivir y gravitan a nuestro alrededor todo el tiempo, ¿saben por qué? Porque vivimos en un mundo injusto y malo. Por eso es indispensable aceptar esto y entender que aunque sirvamos a Dios la vida también nos golpeará.

Ejemplos:

  1. David fue perseguido por el rey Saúl, a pesar de que el joven pastorcillo había salvado a Israel de la mano de los filisteos.
  2. Sadrac, Mesag y Abednego, los tres amigos de Daniel se mantuvieron fieles a Jehová y se negaron a adorar la estatua de oro de Nabucodonosor, a pesar de eso fueron echados al horno de fuego para morir.
  3. El profeta Jeremías sirvió a Dios llevando Su mensaje al pueblo de Judá, a pesar de eso lo encarcelaron, azotaron y pusieron en una cisterna con lodo.
  4. El profeta Isaías fue un fiel siervo de Jehová, hizo todo lo que Él le pidió pero aún así murió cortado por la mitad por un rey malvado de Israel.
  5. Jesucristo mismo anduvo haciendo el bien en todas partes ––predicando, sanando, liberando––, pero fue asesinado en una cruel cruz romana.
  6. El apóstol Pablo dedicó su vida a fundar iglesias, predicar el Evangelio, misionar en lugares remotos y a pesar de eso murió decapitado por orden del emperador Nerón.
  7. El apóstol Pedro igualmente predicó de Cristo, levantó iglesias, dirigió el cristianismo del primer siglo, y a pesar de eso murió crucificado por orden de Nerón.

Todo esto nos podría hacer pensar que a veces lo que Dios hace o lo que permite NO TIENE SENTIDO. Y viéndolo desde el punto de vista natural pareciera que así es, que Dios no está en control de todo y que muchas veces vamos por la vida como “huérfanos espirituales”.

Sin embargo necesitas recibir esta verdad hoy: “Hay cosas que jamás entenderás en lo natural ––porque no tienen sentido lógico––, pero sí las entenderás en lo sobrenatural porque es allí donde Dios se mueve”.

Hay un versículo en la Biblia que nos ayudará a asimilar esto:

«Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que Él tiene para ellos»  (Romanos 8:28).

Este verso nos entrega grandes verdades, pero éstas sólo tendrán sentido para quienes aman a Dios y están en comunión con Él. No en vano la Biblia afirma en 1ª Corintios 2:14, “Pero los que no son espirituales no pueden recibir las enseñanzas de parte del Espíritu de Dios. Todo les suena ridículo y no pueden entenderlo, porque solo los que son espirituales pueden entender lo que el Espíritu quiere decir”.

1ª VERDAD:

Dios está en control de todo, eso incluye tu vida aunque a veces no lo parezca (Isaías 41:10 “No temas, que yo estoy contigo, no desmayes, que yo soy tu Dios que te esfuerzo: siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”).

2ª VERDAD:

Lo bueno y lo malo ––todo, absolutamente todo––, sirve para que los hijos de Dios crezcan para bien, nuestro deber es aceptarlo (Job 2:10, “Si aceptamos los bienes que Dios nos envía, ¿por qué no vamos a aceptar también los males?”).

3ª VERDAD:

Dios tiene planes para sus hijos, no hay casualidades en el Universo del Señor (Jeremías 29:11, “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes ––afirma el Señor––, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza”).

Deseo terminar diciéndoles que a pesar que muchas veces pareciera que lo que Dios hace no tiene sentido debemos recordar que su forma de pensar y actuar no es como la nuestra; Él no se mueve en nuestro mismo nivel. Isaías 55:8-9 lo enseña: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.

Así entonces mantengamos la esperanza que todas nuestras vivencias ––buenas o malas–– en ocasiones no tendrán un “por qué”, pero sí un “para qué”. Lo que trato de enseñarles es simple: “Cuando encuentras el para qué de las cosas entonces puedes soportar cualquier por qué” , y ese para qué sólo puedes encontrarlo en la fe de saber que Dios está a cargo y que Él obra de maneras misteriosas, maneras que tú y yo no logramos entender porque somos limitados. Jesucristo lo dijo así: “Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios” (Mateo 19:26).

Por tanto sigamos amando, sirviendo y trabajando para Dios aún en esas épocas de nuestra vida cuando las cosas parecieran no tener sentido. Cuando esos momentos vengan anímate a ti mismo diciendo: “Aunque no entiendo lo que está ocurriendo sé que Dios está trabajando a mi favor y que en su tiempo y no en el mío veré que todo lo que he vivido ha sido para glorificar su Nombre, para dar testimonio a muchos y para bendición mía y de los míos”.

Like this Article? Share it!

About The Author

Comments are closed.